viernes, 5 de junio de 2015

Soy malamadre!

No podía pasar de hacer esta entrada...arañando el poquito de tiempo que me queda entre toda la montaña de cosas por hacer,me tomo estos cinco segundos mientras el buenpadre duerme a la buenahija que me tocó,y comparto este enlace donde creo que me sentiré a gusto y donde podré sacudirme la culpa aunque sea un rato,por encajar perfectamente en el perfil de una malamadre...
Porque lo soy...porque cuando empieza una pataleta la siento en el carrito(es la nº 30 del día) aprieto los dientes,miro para otro lado,como que no vamos juntas y le doy gas hasta casa...ya llegando le suelto que no salimos más,que mañana no hay parque,etc...como una bruja posesa...
Porque la acogotaría como Homer a Bart cuando me da cuatro tortazos imprevistos...y me deja la cara roja,mientras yo me transfiguro en un bicho feo y salgo pitando para no pararme,bajarle los pantalones y darle un cachete sano y ejemplificador...
Y si...calores que pasa una cuando estos bichos adorables te ponen a prueba...
Pasen,miren,sientanse identificadas...o no,critiquen...escandalicense...lleven manos a la cabeza...las malasmadres estamos proliferando...cuidado!
http://clubdemalasmadres.com/

4 comentarios:

Trasniña dijo...

Debí hacer caso a los avisos que me daba desde dentro de su nido. Dado que comienzan a dar señales alrededor de los 4 meses, tuve 5 para interpretar las señales. Pero como el anterior había sido tan tranquilo tanto dentro como fuera, no supe interpretarlas. No sabía por qué en cuanto pisaba la calle, se me atravesaba en la barriga. No le daba importancia a tanto pataleo allí dentro. Debí ser mucho más lista.
Cuando se presentó, al principio aún nos engaño a todos con aquellos ojazos. Era tan tierno...Y yo aún le alentaba y le motivaba, le ayudaba a coger fuerzas. Que mono con 7 meses andando agarrado a los muebles.
Que espabilado caminando con 11 meses....
Socorroooo, se ha escapado corriendo un niño de 12 meses!
A partir de ahí, salir a la calle e ir abriendo la boca uno de los dos, era todo uno. Si le agarraba la mano, era él quien berreaba como un loco y la gente me miraba como si lo estuviese matando. Si lo soltaba (viviamos en una ciudad) era yo la que gritaba: Cojanme ese niñooooooooo!!!
Si, han pasado 25 años, y sigo siendo una mala madre. Ahora porque no me entero de nada, o porque lo trato como un niño, o porque no le escucho, o... o..........

joly mendez dijo...

Relaaaaaajateeeeee!!!! Uff, como te entiendo, pero aunque no lo creas también se pasa esto, aunque ahora te parezca eterno...y no, no eres malamadre, eres de las buena, porque sino ese sentimiento encima de culpa no lo tendrías, asi que aguanta y cumple el castigo, verás como enseguida se entera y ya no lo hace más, pero tienes que ser fuerte y cumplirlo sino te toman por el pito de un sereno!!!
Animo Stella!!! que al final siempre son todo sonrisas....

María E. mg dijo...

Ay Stella, de mala madre nada! es que nos ponen con la paciencia al límite!! pero tu niña está en la edad, luego lo recordarás y te reirás...(Aunque yo también formé parte de ese club, jaja)
Las imágenes antiguas de la entrada anterior son una preciosidad!!
Un beso.

Isabel dijo...

Paciencia guapa!!! Los peques pasan por etapas que hay que sobrellevar...eso si, siempre encausándolos hacia una buena educación y haciéndoles ver lo que está bien...ellos poquito a poco lo van aprendiendo.
Besitos para ti y tu pequeña Ania
Isabel

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...