domingo, 1 de septiembre de 2013

Nuestro aroma...I

El sol de primavera es tibio,y hace cosquillas en la cara. El patio es muy amplio y los jardines,generosos.
Te veo tendiendo la ropa para que se seque,un popurrí de cosas y colores.Estoy sentada al lado de una mora,y sé que tengo mi maleta llena de juguetes al lado,pero estoy concentrada en tu vestido azul de margaritas blancas con el centro rojo...adoraba verte con ese vestido,y los labios bien pintados aunque estuvieras por casa.
En una de tantas veces que pasas a mi lado me acariciás la cara,y entonces me bebo tu aroma.Nunca supe como era posible que olieras a tantas cosas juntas!esa mezcla de lejía,cebolla y pan casero era un misterio para mí...ningún maestro del perfume sabrá jamás como es posible que uno llegue a amar ese aroma...
Pero las reflexiones en una niña de siete años son breves y se escapan junto al grito de la vecinita que viene haciendo escándalo sobre su bici,con el perro en la canasta delantera y agitando brazos.
Ella también venía hipnotizada por olor al pan que tus manos hacían...el manjar más rico que jamás probé!Siempre me la miraba de reojo por si le tocaba una ración de más...sinvergüenza,pensaba,que se lo pida a su madre.
No sabía compartirte, ni las delicias que me hacías...ahuecando el ala.
Admiraba,envidiaba y respetaba tu talquera...de esas antiguas que llevan dentro un peluchito con el que esparcir el talco...en mi definición de la infancia claro.Algo que heredó mi hermana mayor,que aún usa la suya...a mí ya no me tocó una de ese estilo...y claro,nos llevamos ocho años,será que en medias se modernizó  la cosa.
Y en mis pupilas memoriosas guardo aquél colorete que venía en un estuche de cartón,más grueso que un pintalabios...Helena R. ponía,como casi todos tus cosméticos.
Ayyy,que emoción cuando sacabas tu portacosméticos!!!ahi me quedaba embobada viendo con que arte te maquillabas.
Olías a crema de manos...olías a perfume...olías a café con leche en mis tardes,y a invierno cuando  volvías del trabajo en pleno julio.
Olías a leña cuando tocaba mantener el hogar encendido...olías a palomitas dulces en los días de fiesta y a antiséptico en mis caídas.
Olías a cansancio,a triunfo de mujer,a noches en vela si había fiebre.
Olías a medialunas y mate,a confidencia entre chocolates y a impotencia ante mis lágrimas de adolescente.
Olías a ropa de lana cuando me llevabas de la mano a la escuela y a barritas de arroz que me guardabas muy sabiamente en el bolsillo para los recreos.
Olías a flores en las fiestas del pueblo,y a cacerolas llenas de chocolate...
Olías a tacones y a vestidos que te sentaban muy bien.
A manzanas caramelizadas y a azhar en esas caminatas las dos juntas,rumiando penas o alegrías.
Olías a mamá...a ese nidito seguro que siempre te espera.
Hueles a mamá en la distancia,y yo cruzaría nadando el mundo sólo por volver a oler mi infancia en tu regazo.O para sentir otra vez tu aroma,ese inconfundible sello que te hacer ser única...

7 comentarios:

Doris Estela dijo...

hola querida amiga.
Que bella Entrada, es un escrito muy sentido..me hizo gracia la Talquera, ese pequeño recipiente que hacia muy recordada a una Madre.
Es una belleza poder mantener esos recuerdos, ah donde están esos olores, esas imágenes y ese cálido acercamiento.
un beso
FELIZ DOMINGO

lalalulapilula dijo...

¡Hayyyyy! que recuerdos maravillosos. Como nos haces volver a ese pasado que jamás regresará, y que solo es posible verlo cerrando los ojos, sintiendo el olorcito de esos miles de detalles y atesorarlos para siempre en nuestro corazón. Gracias.
miles de bsts para mi princesita bella.
sigo uno de tus tableros en pinterest. (Viviana Martínez)
una linda semana para todos. Ö)

Trasniña dijo...

Son unas palabras muy bonitas. No solo por tu talento como escritora, sino por la emoción que transmiten y que expresan perfectamente el recuerdo que todas tenemos de nuestra madre. Pero lo más valioso de todo, me parece a mi, es el hecho de que tengas la generosidad de decirselo ahora, que aún la tienes. Y eso se lo debes a tu hija. Porque gracias a ella has comprendido lo mucho que tu madre hizo por ti. La maternidad nos cambia totalmente la perspectiva de la vida.
Disfrutalas a las dos todo lo que puedas.
Muchos, muchos besos.

MARGA dijo...

Lo que has escrito es maravilloso Stella, como siempre llegando a lo más profundo de mi corazón. Algún día seguro que tu hija te escribirá algo así porque estoy segura de que con la sensibilidad que derrochas esa niña será puro amor.
Un beso

Andrea Colucci dijo...

Oi vi o seu blog no Violeta e vim de fazer uma visita espero vc no meu bjs...
http://drea-amigos.blogspot.com.br/

Montserrat Estupiñá dijo...

Stella gracias por compartir tan bello poema,se me ha hecho un nudo en la garganta.Felicidades por tener en vida a tu madre disfrutala todo lo que puedas. Mil besos guapa

Lydiart dijo...

Hola me llamo Lydia, y me encanta todo lo que he visto, y me gustaría con tu permiso poder hacer uso de algún dibujo, para poder plasmarlo en las galletas, viendo todos los dibujos me llevan a unos recuerdos muy bonitos. Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...