domingo, 8 de septiembre de 2013

Nuestro aroma II

Era una cajita de metal verde,con letras negras y un rombo rojo...mi memoria no me permite recordar exactamente su nombre,pero tenía el tamaño de un pastillero y podía adquirirse en cualquier sitio de esos donde se vende "de todo"...dudoso origen pero lleno de promesas de salud.
Quienes lo ofrecían en el autobús de media distancia,solían anunciarlo como bueno para las contracturas,los dolores musculares,las torceduras,la circulación,el catarro,la gripe,los resfriados,la tos,los constipados,los golpes,el dolor de estómago,de oídos, los gualichos y mal de ojo,los conjuros y las maldiciones...y así por ennumerar yo exagero la lista de propiedades.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...